CINTIO VITIER: QUISO SALVAR LA LUZ, PERO NO PUDO…


Cintio Vitier, el poeta y ensayista de ORÍGENES...

LO CUBANO EN LA POESÍA DE CINTIO VITIER

Por José Antonio Gutiérrez Caballero.

Ha muerto un cubano de la poesía, y hay que darle a Cintio lo que es de Cintio, por eso este homenaje, para que su alma no vaya al rebaño de las tinieblas, y aunque no fue puro, sino también un obrero de la complicidad, que a veces pactó con los que otorgan, al menos trató de salvar la luz, pero no pudo, y no hay que humillarlo en su soberbia, de azul maniqueísta. Sin embargo, nunca fue uno más, y no hay que hacerlo caer en los pecados de esa estrepitosa omisión, porque él supo que pertenecía a la derrota antes que muchos, y ha soportado los insultos del fanatismo, ante el examen de las víctimas que esperan por las definiciones, que serán válidas o no, pero vendrán a juzgar las miserias silenciosas, los gritos de la eternidad, a la que todos asistiremos con la vara de medir una historia, que ya no será asunto, pero servirá para establecer las reglas de la ira, saber cuán manchados o perdidos estuvimos en medio del mal y del amor. Por eso, en este examen, no hay exoneración, pero tampoco hay rabia, ni siquiera un gesto deleznable de fiereza, sino una infinita tristeza, que nos traspasa y se yergue, en la mitad de un odio que se mezcla, aunque por estos días ya nos deja vivir y denostar “la monstruosa construcción”, que mientras se elevaba, iba atando y matando las almas, una a luna, hasta que tantos no pudieron hacerse una excepción, y tuvieron que irse excluyendo, para no consumirse simultáneamente oscuros o inventar el delirio de la conmiseración.

Ha muerto la poesía en medio de lo cubano, pero no padecemos “la voz arrasadora”, que ahora late a lo lejos, ya ceniza, deshilachada, nauseabunda, indeseable y desoída de toda “alusión”.

Ha muerto un cubano en su mitad de poesía, y el origen tendrá pocos escrutinios sin su música, porque su voz es grande entre la medianía, conquistable siquiera y peregrina, aunque ajena a esa jauría.

Ha muerto lo cubano en plena poesía, pero no ha muerto la jauría. Las almas de los muertos que deambulan medirán su osadía, y aunque el examen no sea válido, ni exista la armonía entre los bandos, ni la dicha, tendrán que rendirle pleitesía.

Coral Gables, 2 de octubre del 2009.

La poesia del ser

EXAMEN DEL MANIQUEO

Cuántas veces ha sido humillada tu soberbia:
la soberbia del maniqueo.
Cuántas veces has tenido que beberte las lágrimas de hiel
de no ser puro como un ángel.

¿De qué vale sutilizar los argumentos?
-Sí, has colaborado con todo lo que odias,
con la múltiple, infinita cara del mal.
¿En mínima medida? ¿Sólo por omisión? ¿Sólo para ganar el pan?

Nada puede consolarte.
-Nada: porque mientras menor o más irrechazable haya sido tu complicidad,
más esencial es tu miseria, y mientras creías estar amparando en tu casa a los dioses
siempre derrotados,
no eras más que un oscuro obrero de la monstruosa construcción.

Y así, cuando llegues a la presencia de tu Señor,
no podrás decirle: fui puro, no pacté, no mezclé mi alma con las tinieblas,
sino tendrás que confesarle: soy
esta mezcla deleznable,
me fue impuesto el insulto de la promiscuidad,
tuve que dar al César lo que es del César
y al cuerpo lo que es del cuerpo,
soy uno más, perdido y manchado, en el rebaño,
-quise salvar la luz, pero no pude.

18 de septiembre de 1963.

Ser de la Poesía 

RESPUESTA AL EXAMEN DEL MANIQUEO

Si tú mismo te examinas, el examen no es válido.
Las reglas no son ésas, ni siquiera el asunto.
Al medirte con la vara de tu fanatismo
te conviertes en una víctima, no en un penitente.
Pero el asunto es el amor,
sobre el que no hay definiciones ni escrutinios,
el amor que está viviendo en ti
(como en toda criatura)
una vida sufriente y misteriosa.
Por él serás juzgado, y tú no sabes
dónde están los tesoros,
los desiertos, las miserias, los espantos,
ni las silenciosas comuniones, ni las grandes alegrías
del amor que en ti padece.

Nada sabes, salvo que
tenemos, simultáneamente,
que velar y confiar.
Espera. Vive.

Sirve.

23 de septiembre de 1963.

Poesía es luz en sí...

LA VOZ ARRASADORA

Esta es la voz de un contemplativo, no de un hombre de acción.
Ambas razas, las únicas que realmente existen, se miran con
            recelo.
Es verdad que ha habido gloriosas excepciones, aunque bien
mirarlos los rostros, bien oídas las voces,
la sagrada diferencia se mantiene se mantiene, y aún se torna
            trágica.
Pero el contemplativo entiende y muchas veces ama el rayo de la
            acción. Casi nunca lo contrario ocurre.

Esta es la voz absorta de un oscuro, de un oculto, que ha tenido
            peregrinas ambiciones.

Enumerarlas seria realizar un inventario del delirio.

Baste decir que ha querido romper los límites del fuego en las
            palabras

y ha vuelto al círculo del hogar con un puñado de cenizas.

No, sin dudas no lo comprenderéis, salvo los que sois del
            indecible oficio.

Estos hombres se alimentan de lo que hacen; hasta sus sueños y
            sus fantasmagorías son quehaceres, hechos.

¿Como entender a uno que no ha poseído nunca nada; que no ha
            tocado una cosa desnuda de alusión;

que sólo vive y muere en el mundo de lo otro, en el inalcansable
            reino de las transposiciones:

a uno que, de pronto, necesita escribir, cómo se necesita la
            comida o la mujer?

Su Suerte es dura, extraña, también irrenunciable. Y sin embargo
o por lo mismo, ya no me preguntéis,

cada vez que oye la voz arrasadora de la vida, arroja su
            fantástico tesoro

y sale cantando y llorando y resplandeciendo, y va silencioso a
ocupar el puesto que le asignan.

Marzo de 1960.

 La luz es poesía para sí...

TRABAJO

Esto hicieron otros
mejores que tú
durante siglos.
De ellos dependía
tu sensación de libertad
tu camisa limpia
y el ocio de tus lecturas y escrituras.
De ellos depende
todo
lo que te parecía natural
como ir al cine
o estar triste, levemente.
Lo natural, sin embargo, es el fango,
el sudor, el excremento.
A partir de ahí, comienza
la epopeya, que no es sólo
un asunto de héroes deslumbrantes,
sino también
de oscuros héroes, suelo de tus pisadas,
página donde se escriben las palabras.
Deja las palabras, prueba
un poco
lo que ellos hicieron, hacen,
seguirán haciendo
para que seas:
ellos,
los sumidos en la necesidad
y la gravitación,
los molidos por los soles implacables
para que tu pan siempre esté fresco,
los atados
al poste férreo de la monotonía
para que puedas barajar todos los temas,
los mutilados
por un mecánico gesto infinitamente repetido
para que puedas hacer
lo que te plazca con tu alma y con tu cuerpo.
Redúcete como ellos.
Paladea el horno,
come fatiga.
Entra un poco, siquiera sea clandestinamente,
en el terrible reino de los sustentadores
de la vida.

Todos los poemas son de Cintio Vitier.

Entierro de Cintio Vitier. Su esposa, la poestisa Fina García Marruz, y sus hijos, los hermanos Vitier.

NOTA DEL SEPELIO

En la mañana de hoy, viernes 2 de octubre, fue sepultado en el Cementerio Colón de La Habana Cintio Vitier, destacado intelectual católico, cultivador de la poesía, la narrativa, el ensayo y la crítica literaria. Fue, junto al padre Ángel Gaztelu y otros destacados escritores cubanos, fundador de la revista Orígenes en los años 40 del pasado siglo.

Antes de ser depositado en el panteón familiar, el féretro con los restos mortales de Vitier fue conducido a la capilla central del Cementerio, donde el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana , dirigió la oración fúnebre por el eterno descanso del distinguido intelectual.

Cintio Vitier había cumplido 88 años el pasado 25 de septiembre. Le sobreviven su esposa, la poetisa Fina García Marruz con quien estuvo casado 63 años, sus hijos José María y Sergio, nietos y biznietos.

(Redacción Palabra Nueva)

El cortejo fúnebre en el Cementerio de Colón, en La Habana.

http://www.ellugareno.com/

Vida y Obra de Cintio Vitier

CINTIO VITIER: Poeta, ensayista, narrador y crítico cubano nacido en Cayo Hueso, Florida, el 25 de septiembre de 1921. A los 17 años publicó su primer cuaderno de poemas, prologado por Juan Ramón Jiménez en 1938. Se graduó en 1947 de Derecho Civil en la Universidad de La Habana. Perteneció al grupo que se reunió alrededor de la Revista Orígenes (1944-1956). Doctorado en Leyes, ha ocupado importantes cátedras en la Escuela Normal para Maestros de La Habana y en la Universidad Central de Las Villas. Es Doctor Honoris Causa de la Universidad de La Habana, de la Universidad Central de Las Villas y de la Universidad Soka de Japón. . Ha trabajado como traductor de francés y como profesor de la Universidad Central de Las Villas, donde recibió en 1999 el título de Doctor Honoris Causa. Fue fundador de la Sala Martiana de la Biblioteca Nacional de Cuba, así como del Centro de Estudios Martianos, donde ha laborado como investigador, y actualmente ostenta la condición de Presidente de Honor.
Su poesía descrita por él mismo como “el testimonio de un silencio que ha querido expresarse”, constituye un valioso aporte a las letras hispanas. «La voz arrasadora», «Examen del maniqueo» «Compromiso» y «Torre de marfil», son algunas de sus mejores piezas poéticas.
Ha obtenido numerosas distinciones entre las que sobresalen: el Premio Nacional de Literatura en 1988, el Premio Juan Rulfo en el año 2002, el título de Oficial de Artes y Letras de  Francia  y la medalla de la Academia de Ciencias de Cuba.

http://amediavoz.com/vitier.htm 

http://danielmontoly.blogspot.com/2006_06_01_archive.html

La despedida del féretro de Cintio Vitier.

JOSÁN CABALLERO

2 de octubre del 2009.

La bandera de nuestra poesía.

 

Anuncios

11 comentarios to “CINTIO VITIER: QUISO SALVAR LA LUZ, PERO NO PUDO…”

  1. Gregorio Santiesteban Says:

    Cintio Vitier siempre sera Cintio, el estudioso y el poeta. Claro que merece su homenaje, Josan. Gracias por darle el sitio justo que se merece.

    Me gusta

  2. Anónimo Says:

    Muy buen escrito, justo y sereno, para despedir a un poeta!

    Me gusta

  3. Anónimo Says:

    Aqui el unico caballero es Josan.

    Me gusta

  4. Anónimo Says:

    Josan, Josan, tu si sabes rimar!

    Me gusta

  5. Anónimo Says:

    Excelente texto Josan Caballero. Ignacio y Heriberto, demas esta decir que todo mi adhesion, hay un respeto minimo, una etica y decencia que da ser justo y honesto .
    que desatino y odio llevado a planos de fascismo extremo por parte de ese Sito.

    Que descanse en paz.

    Me gusta

  6. Hilario Valderrama Says:

    Un justo agradecimiento literario a quien dejo mucho para los estudiosos de la cubania, mas alla de fronteras ideologicas. Siempre se hablara de Cintio Vitier como Lo Cubano en la Poesia y Ese sol del Mundo Moral. Gracias, Josan, por saber homenajear a quienes son grandes, aunque hayan seguido posturas contradictorias, pero no hay que olvidarles su grandeza.

    Me gusta

  7. Josán, tu Blog, con su bello fondo negro, es ya un homenaje a la desaparición física de Cintio, tu homenaje nos acerca más a él, gracias.

    Saludos, Chocolatico Pérez.

    Me gusta

  8. Armando Arteaga Says:

    Gloria eterna para el poeta Cintio, gran poeta, respetado sea siempre. Mis condolencias para sus familiares.

    Me gusta

  9. Dra. Odalys Fraga Says:

    Maestro, en próxima visita a La Habana, te llevaré una flor, de la dignidad.

    Me gusta

  10. Josán Caballero Says:

    Amiga Wendy Guerra, qué maravilla descubrir tu habanuria, luego de tantas ciudades de silencio, sin ver tu música en las paredes de ese infierno predecible, con Albis siguiéndote los ojos, pues tus pasos ya estaban encontrados, aunque tu madre libélula aún no lo sabía, pero tú escapaste siempre, volaste siempre aprisa, metiendo tus narices en el pozo increible, donde no te llamaban, y te aparecías como la anunciación, revolcándote tan niña con la inmortalidad, pues a menudo te sentías poseída, cual un demonio por el cuerpo, y había que parir las palabras como fuera, balbucear en el aire, plagado de consignas, tu infinito amanecer, que ahora nos lleva a la conmiseración de los ángeles sin música, pero ahí estás, igualita que ayer, desvestida de eternidad sobre las musas travestidas, inaugural y atónita, ante el mundo al que quisiste atravesar, espantada en cada luna, menguando tu equilibrio desde el mar, que no te auxilia porque eres huracán, y hoy miramos tu abismo para podernos empinar, pues la vida es algo más que subirse a los árboles y querer garabatear la plenitud. Un gran beso, amiga chica y grande, por la Habana que nos vio retozar como indocumentados poetas de un mundo sin igual. Te quiere, José Antonio Gutiérrez Caballero. Escríbeme a mi blog http://www.josancaballero.wordpress.com o a mi correo abracalibropublishers@hotmail.com.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: