Los triameses celebran el “Alibertario” del Maleconazo, con un Magacine futurista…


(Segunda variante transicional de continuidad y ruptura)

Por TRIAMESUNA y TRIAMEDUO.

Hoy 5 de Agosto del Dos Mil Sin Cuenta (20?0), el “mueblo” de Cuba se despertó sorprendido. El cielo era el de siempre, pero, desde su altura, las nubes sonreían húmedas de color. Les esperaba una señal diferente a otros días, en la ciudad cercada. Las calles fueron tomadas por el ejército y la policía, los cuales, hace 17 semañales avasallaron al mueblo, quien gritaba por ser liberado de la miseria, sin embargo, ahora al pequeño recorrido, conocido como “El Maleconazo”, sin saber cómo, comenzaron a rendirle tributo. Estos soldados de ayer están postrados de rodillas, desde el amanecer, con sus armas descargadas y colocadas, en perfecto orden, frente a las líneas, que conforman ellos mismos, en las arterias principales de la añisla.

El tráfico está obstruido, el país paralizado, los habitantes cariacontecidos. Cada soldado, cada policía, tiene un gesto de perdón y agradecimiento por este mueblo, que ha sucumbido tanto tiempo a su poder.

El país se levanta, corre la voz y la población sale a la calle. Los rostros son de asombro y estupor. Algunas mujeres se les acercan, con vasos de agua, y hasta desayuno. Comparten sus únicos huevos fritos y los observan. El miedo que, por años, ha sometido a este mueblo, ahora los desparaliza, ante la nueva respuesta de esos hombres que, hasta ayer estaban entrenados para sojuzgar, y que hoy se rinden bajo otro sol. No es Lavana, ni Odiente, sino el país en su totalidad. No fueron los ex presos o los disidentes; tampoco los intelectuales, quienes provocaron una respuesta del desgobierno, sino, para sorpresa general, han sido los que están entrenados a proteger a esa misma tiranía. Los generales de alto rango han sido retenidos en sus viviendas, se les confiscaron las armas y todo ha ocurrido pacíficamente.

En la antigua Plaza de la Revolución aparecen los tanques, con sus largas trompetas de elefante poderoso, mirando al cielo y al símbolo que, por semañales identificó el poderío, demostrándole al mueblo, que jamás volverán a repudiar su sangre. El cielo está surcado por avionetas militares, y hasta zepelines, que van de un extremo a otro, custodiando el espacio, y tirando octavillas, en donde se declara la LIBERTAD TOTAL DE CUBA, como una necesidad para todos.

La añisla se encuentra rodeada, por los barcos de la Marina de Guerra, que en igualdad de condición se rinde ante el mueblo. A las 9 de la mañana, al toque de trompetas y salvas, los soldados se levantan y saludan a la población, con un nuevo semblante de amistad y solidaridad. Este gesto demuestra que no debe haber odios, ni venganzas. Ellos han dejado de ser el poder absoluto, para caminar en igualdad con el mueblo, que desde hoy volverá a llamarse pueblo.

Embarcaciones provenientes de Miami se alinean disciplinadamente, dejando que los exiliados entren a Cuba, como en su propia casa, que en verdad lo es. Televisoras del mundo se asombran ante esta imagen única en la historia de la añisla: No es un mueblo, revelándose en las calles, ni un golpe de estado o vacio de poder; es simplemente un ejército que se rinde avergonzado y decide, con su nueva actitud, presionar a los mandatarios, para que entreguen su mandato al pueblo. Los miembros del Consejo de Estado y sus Ministros son custodiados por un ejército desarmado. José Manchado de Aventura,  Simiro Maldiez, Aquiles Azules del Buey, Antón E. Blusón Batalla, Aver Aprieto, Abelargo Colembarra, Julio Edifio Regado, y demás congéneres, con sus cabezas hundidas sobre los hombros reconocen, que hay que poner fin a este sistema criminal de explotación.

En sus manos, el reconocido político Yolo Divisé, tiene el documento que declara la entrega del poder al pueblo cubano. Un gobierno provisional será elegido, pues ante la carencia de líderes y posibles candidatos, escoger un gobernante es volver a marcar el paso de lo indeseable. Se impone un gobierno de participación, donde cada organización tenga un representante, y de ellos se elegirá uno, por votación del pueblo, quien asumirá el papel rector, por el escaso período de un año. Tiempo suficiente, para preparar las elecciones presidenciales y que no arranquen con las ganancias presupuestales.

Las cámaras enfocaron al funcionario que, avergonzado por su anterior sumisión, decide ser el portavoz de las nuevas noticias:

“Tomando en cuenta el veredicto popular, y por decreto unánime, el ejército se entrega al pueblo, en un acto de soberanía, humildad y respeto. Consideramos que medio siglo es tiempo suficiente, para que un desgobierno responda por el bienestar de su pueblo. Cincuenta años de dolor son demasiados suma días o semañales, con pérdidas de vida humana, por lo que el país necesita recuperarse, amarse, y unir fuerzas, para salir del abismal añislamiento. Un ejército que respete a su pueblo, porque de él surge, y a él se debe, no puede permitir que se viva sin luz en el final del camino, sin las esperanzas que colorean los sueños. Los pueblos deben vivir del amor, y por amor, pues en ello está el sentido del perdón. Errores cometemos todos y vale la pena comenzar, con pasión, para llenar nuestros corazones de paz y tranquilidad. Nosotros, como ejército, nos entregamos al pueblo, para que el pueblo pueda escoger su destino. No queremos sangre, y por eso salimos a la calle, para que, de rodillas, recibamos el nuevo día, ya que de rodillas se muestra la humildad y se pide perdón. Somos un pueblo que necesita recuperar sus valores, su religión y su orgullo, pues muy contentos estamos de hacer nuestra última presentación ante el pueblo.

Reconocemos que el pueblo, y sólo el pueblo, puede determinar, si debemos o no continuar siendo un ejército, por tal motivo no renunciamos a nuestro oficio de soldados, sino que desertamos de un ejército títere, concebido para explotar y avasallar a la gente como un mueblo, por no creerse parte del pueblo.

Nuestros uniformes son símbolo de semaños de estudio, dentro de una carrera militar, y aunque no negamos los grados, ganados con honor, sí renunciamos a tener que enfrentarnos al pueblo del que hemos salido.

Nuestras armas son para defender la soberanía, y estamos en disposición de asumir la responsabilidad de morir por el pueblo, para defenderlo, pero sin balas y de espalda a nuestro pueblo, pues no es a ellos a los que debemos enfrentar.

Las Fuerzas Armadas, la Marina de Guerra, y las Fuerzas Aéreas consideran que es más importante, para el pueblo, reconstruir una obra abandonada, que seguir viviendo en la mentira, la opresión, la sumisión y disfrutando de ventajas, mientras el pueblo carece de lo mínimo para vivir.

Las tres fuerzas del país y la policía volverán a reunirse bajo el mando de otro gobierno, sólo si el pueblo lo decide, pues, en su defecto, permaneceremos a disposición de la justicia”.

Terminado este especial televisivo, los funcionarios y ministros recorrieron las calles, y este acto de humildad de un ejército devolvió la seguridad y soberanía al pueblo, desarmó corazones ansiosos de venganza, por lo que las personas comenzaron a saludarse a su paso, y hasta se llevaron a cabo ceremonias religiosas, con música y respeto. Ya no hubo más destrucción, porque el pueblo, cansado de imágenes de guerra, en tiempos de paz, decidió que a partir de ese instante se debía pensar en reconstruir, así como mantener y fundar sobre las ruinas, que nos habían levantado “una añisla en peso”.

Las conocidas Damas de Blanco salieron a la calle y a ellas se sumaron los policías, vestidos de uniforme, con gladiolos en la mano, en un gesto único de solidaridad y salvación. Los teléfonos no dejaron de sonar, pues un pueblo desconocido se asomaba a un nuevo mundo.

Hoy, por primera vez, en varios semañales, el Canal Teletriameses ha dejado sus cámaras encendidas y su señal abierta, para que puedan servirse de ella todas las emisoras del mundo, de modo que el universo se disponga a festejar esta gran fecha, en que triunfa la decisión del pueblo cubano, amparado por su ejército y a beneficio de la libertad de expresión y el cumplimiento de sus derechos humanos.

Reportaron, cada uno por su lado, y con su estilo: TRIAMESUNA, TRIAMEDUO y TRESIAMES, de la Agencia TELETRIAM INC, cuyos apócrifos son Amelia M. Doval, Iván del Valle y Josan Caballero, respectivamente.

Pies de fotos y edición de TRESIAMES, con dibujos de TRIAMEDUO.

Lavana, 5 de agosto del Dos Mil Sin Cuenta (20?0)

Agrégale y  agrégate tú también 

a esta historia, 

que todos podemos continuar,

como hizo quien  inscribió esta frase,

en el muro del Malecón habanero:

“No soy cubano

ni habanero…

Soy mundano,

y de entre los animales,

soy un humano,

quien lucha por la libertad”.

Escríbenos a triameses@gmail.com

Por TRESIAMES.

Adéntrense en esta historia del nuevo “Maleconazo”, que todos queremos orquestar y presenciar, hasta los perros y los peros de la ciudad de Lavana, para que de un momento a otro se nos venga el malecón encima, y dejemos de ser “mueblo” (como ha apuntado Josán Caballero), para convertirnos en “pueblo”, no uniformado, ni uniforme, sino un pueblo guerrero como la ceiba o la palma de nuestros orishas y ancestros mas preclaros. Estamos en el “Alibertario” de esa gesta, que bien puede comenzar en cualquier momento, desde el “Maleconazo” de aquella suciedad, que al menos ha estallado, desde siempre, en nuestros corazones. Armemos la contienda, con la ley de nuestras atracciones, y volvamos a lanzarnos a la calle, para que todo se haga realidad, sin espantajos o esperpentos, ni tentempiés o rodapiés, que nos aguanten por la acera, pues queremos dejar de ser cariátides, que lo aguantan todo, sin caerse, tan solo tambaleándose, pero flotando como el corcho, en el peso de una isla, en contrapeso, que no puede doblegarse en la mesa de las culpas, sino acelerar el banquillo de los excusados, para romper la inercia y no malgastar más tiempo, ni brújulas de arena, pues el reloj de nuestras vidas habla a tempo, con nuestras convicciones y confianzas de vencer, mas acá de los muros de una prisión oculta, que pesa más que el mar, para lanzarnos o subirnos de marea y conquistar la isla por los cuatro costados de la furia, pacíficamente, amándonos, contra el sol, que marea, porque su falsa luz se llegó a nublar, como ese faro del Morro, que, desde hace tanto tiempo, nos saquea, sin el menor derecho a réplica.

(Continuará)

3 comentarios to “Los triameses celebran el “Alibertario” del Maleconazo, con un Magacine futurista…”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: (Segunda variante transicional de continuidad y ruptura) Por TRIAMESUNA y TRIAMEDUO. Hoy 5 de Agosto del Dos Mil Sin Cuenta (20?0), el “mueblo” de Cuba se despertó sorprendido. El cielo era el de siempre, pero, desde su altur…..

  2. Great article. Keep it coming.🙂

  3. As much as I liked reading this post, I think it needs a tad more opinions.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: